Ya sabes que la cosmética natural se caracteriza por estar elaborada con ingredientes naturales provenientes en su mayoría del cultivo ecológico. Al ser productos elaborados sin aditivos químicos, no tienen conservantes artificiales, por lo que necesitas leer esta información para saber cómo conservar la tu crema cosmética ecológica y evitar la contaminación de tus productos de cuidado de la piel.

Cómo conservar la cosmética natural

¿Te gusta untar dos veces? No, no hablamos de meter la tostada en el tarro de salsa dos veces. Nos referimos a ¿tienes el hábito de untar tu dedo en un frasco de crema para la cara?

O peor, ¿sumergiste el dedo en un bote de crema para la dermatitis del pañal, lo pasaste por el culito de tu bebé y a continuación, lo mojaste de nuevo?

 

 

Utiliza una espátula o un bastoncillo

¿Conoces esas pequeñas espátulas que normalmente vienen en un frasco de crema para la piel? Esas que solemos perder tan pronto como abrimos el frasco. Por supuesto, somos demasiado perezosas para comprar otro, o para esterilizarnos las manos cada vez que utilizamos un poco de crema para la piel.

“Está bien así” suele ser nuestro lema.

Pero definitivamente no está bien, no cuando se trata de contaminación de los productos para el cuidado de la piel. Este mal hábito es un caldo de cultivo perfecto para bacterias, moho y hongos.

Los dedos y las manos están más sucios de lo que piensas y la contaminación de tus productos de cuidado de la piel ocurre en un abrir y cerrar de ojos. Incluso si te lavas las manos, pequeños gérmenes desagradables todavía se esconden debajo de las uñas y una vez que se introducen en tu producto y comienzan a multiplicarse, ten cuidado.

Los patógenos en los productos cosméticos pueden causar todo tipo de problemas de salud: infecciones de la piel y de los ojos, en la garganta por estreptococos, choque tóxico, intoxicación alimentaria y un montón de otras cosas desagradables.

Por ejemplo, el uso descuidado de una crema orgánica debido a una “doble inmersión” de tus dedos puede provocar que un simple caso de piel seca o escamosa, se convierta en una infección bacteriana en toda regla que requiera tratamiento médico con una fuerte pomada antibiótica.

Muchas compañías de cosmética convencional utilizan conservantes duros, potencialmente tóxicos como parabenos, formaldehído y triclosán porque saben que los agentes patógenos en los cosméticos representan un peligro real.

Las compañías de cuidado de la piel con productos orgánicos certificados deben ser muy cuidadosas con sus sistemas de conservación, ya que no utilizan materias primas tóxicas.

Por tanto es importante cuando se utilizan productos orgánicos de cuidado de la piel, o cualquier producto de cuidado de la piel, tener siempre las manos limpias, utilizar siempre la espátula suministrada (si no va incluida puedes utilizar un bastoncillo de algodón limpio) y ¡nunca untar dos veces! Esto es especialmente importante con los tarros de cosméticos; los tubos mantienen el contenido limpio por más tiempo.

Otros cuidados a tener en cuenta para conservar tu crema de cosmética natural son:

  • Evitar altas temperaturas: No hace falta guardar la crema en la nevera, dentro de un armario es suficiente, pero por ejemplo, evitar exponer la crema a la luz solar o al calor extremo del interior de un coche al sol en verano
  • Cerrar el tarro de crema después de su uso: así evitaremos la oxidación y la humedad.

También es importante comprobar la fecha de caducidad y desechar productos de cuidado de la piel después de que hayan caducado.